Tratamiento de Adicciones

 
 
 
 

Nuestros Psicólogos especializados te orientarán para superar cualquier tipo de Adicción

 
 
 
 
 
 

Las adicciones podemos clasificarlas en el consumo de sustancias, el juego patológico y otras de tipo comportamental, todas suelen surgir como un manejo inadecuado de situaciones a las que nos hemos tenido que enfrentar a lo largo de nuestra vida.

Las conductas adictivas producen pérdida de control, siendo esta sensación difícil de identificar, y generando un “falso control” de la situación.

Sustancias altamente adictivas:

  • Tabaco

  • Alcohol

  • Cocaína

  • Cannabis

  • Éxtasis

  • Fármacos

Juego:

  • Redes sociales

  • Teléfono Móvil

  • Internet

  • Videojuegos

  • Juegos de azar

 

Comportamentales:

  • Sexo

  • Compras

  • Ejercicio físico

  • Pornografía

​​​

Las conductas adictivas generan malestar en todos los hábitos de tu vida: familiar, laboral, económico y legal. Se considera un trastorno cerebral porque genera cambios funcionales en los circuitos del cerebro que participan en la recompensa, el estrés y el autocontrol.

 

En la actualidad un porcentaje muy alto de la sociedad que sufren algún tipo de problema adictivo no reciben ayuda alguna, sin embargo, los datos demuestran que el tratamiento psicológico reduce la dependencia comportamental o a la sustancia o, lo cual hace que mejoren otros aspectos de su vida, volviendo a funcionar productivamente dentro de la familia, el trabajo y la comunidad.

¿Cuándo se considera una adicción y deja de ser un hábito?

Desde Cardinal Psicología lo tenemos muy claro, la línea que lo separa es la pérdida de control y el sentimiento que produce en nosotros el uso o abuso de ella. Suele generar sentimientos negativos en nosotros, rabia, vergüenza, ira y sobre todo un alto nivel de culpa.

Habla con nosotros

Síntomas

  • Sentir que tienes que consumir con frecuencia, ya sea diariamente o incluso varias veces al día.
     

  • Consumir mayores cantidades durante un período de tiempo más largo del que tenías pensado.
     

  • Asegurarte de tener sustancias disponible.
     

  • Gastar en tu adicción dinero, incluso cuando no puedes pagarla.
     

  • No cumplir con las obligaciones y responsabilidades laborales, o reducir el tiempo que dedicas a actividades sociales o recreativas debido al consumo.
     

  • Dedicar mucho tiempo a intentar obtenerla, a consumir o a recuperarte de sus efectos.
     

  • Fracasar en tus intentos de suspender el consumo.